Terceira Grande Marcha de estudantes chilenos pela educação. (Esp.)





Los estudiantes chilenos desafiaron este jueves a las autoridades y protagonizaron una tercera gran marcha por las calles de Santiago en demanda del fortalecimiento de la educación pública, que volvió a pasar por el palacio de Gobierno pese a una prohibición de las autoridades. Por tercera vez en menos de un mes, miles de estudiantes, profesores, padres y niños coparon varias cuadras de la céntrica avenida Alameda, en una festiva y colorida manifestación, que a ratos de asemejó a un gran carnaval y que tal como las otras dos veces derivó en su parte final en incidentes con la Policía.

De acuerdo a las autoridades, la marcha reunió a unas 30.000 personas, aunque los organizadores cifraron en más de 80.000 el número de asistentes.

A diferencia de las manifestaciones del 14 y 30 de junio -que reunieron cada vez a más de 80.000 personas- los organizadores no contaban esta vez con autorización oficial para pasar por el frente del palacio de Gobierno, aunque gozaban de un permiso para marchar por otra parte de la Alameda.

Pero en abierto desafío al Gobierno, los dirigentes de la Confederación de Trabajadores de Chile (Confech) y del Colegio de Profesores convocaron a los manifestantes a reunirse otra vez en la céntrica Plaza Italia y avanzar de oeste a este por la principal avenida del centro de Santiago.

Bien avanzada la marcha, cuando miles se encontraban en las afueras del palacio presidencial, se registraron los enfrentamientos entre estudiantes y la Policía, que usó gases lacrimógenos y chorros de agua para disolver a los manifestantes, que a su vez repelieron los ataques con piedras, palos y proyectiles de pintura, según constataron periodistas de la AFP.

La Policía no entregaba aún un número oficial de detenidos, pero dio a conocer que uno de sus efectivos resultó gravemente herido al estallarle una bomba incendiaria de tipo Molotov.

Según el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, la Policía disolvió la manifestación porque ésta no estaba autorizada.

"Ellos están jugando con fuego. Esta marcha no estaba autorizada", señaló Ubilla, en el momento que se iniciaban los enfrentamientos.

"Hemos visto a los dirigentes en una postura bastante intransigente. Los estudiantes tienen que comprender que la calle no es sólo de ellos", replicó por su parte la vocera oficial del Ejecutivo, Ena von Baer. Los dirigentes estudiantiles explicaron que tras convocar hace días a la manifestación les resultaba muy difícil cambiar a última hora su trazado.

"Nosotros convocamos hace días en la Plaza Italia. No entendemos por qué se nos trató de cambiar el punto de encuentro fijado con anticipación. Eso para nosotros nos representa una dificultad tremenda de poder encauzar todo este movimiento", explicó el líder estudiantil, Giorgio Jackson.

Los enfrentamientos pusieron abrupto fin a una manifestación que nuevamente sorprendió por la creatividad desplegada por los estudiantes, que canalizaron su descontento en diversos actos culturales.

"No entendemos cuál es el afán de querer censurar o terminar con un movimiento que estaba celebrando una fiesta democrática, manifestándose por sus derechos y un sistema educacional más equitativo", dijo Jackson.

A lo largo de la marcha, varios grupos desplegaron coreografías y cientos hicieron sonar tambores. Algunos niños marcharon también con sus padres, en una manifestación que rebasó el reclamo estudiantil, reuniendo también a varias organizaciones de obreros, jubilados, ecologistas y otras agrupaciones sociales.

Todos se manifestaron por un fortalecimiento de la educación pública, en un país que prevé un crecimiento de más del 6% para este año pero donde el Estado tiene un rol secundario en el sistema educativo heredado de la dictadura de Augusto Pinochet, que redujo a menos de la mitad el aporte público a la educación.

La manifestación fue convocada 10 días después que el presidente Sebastián Piñera propusiera un Gran acuerdo Nacional de Educación, que incluye un fondo de 4.000 millones de dólares pero que no plantea una reforma profunda al sistema, tal como anhelan los estudiantes.

Postar um comentário

Postagens mais visitadas